15.5.17

Desarme



 El comienzo del desarme de la población ha comenzado en Argentina de la mano de la directora del organismo regulador (ANMaC), Natalia Gambaro. En la resolución 015/17 impone un examen psicofísico de 4500$, el que será realizado por la firma Dienst Consulting, para la obtención o renovación de la Credencial de Legítimo Usuario CLU.


 De no hacerlo, deberán entregar sus armas. o sea que está discriminando económicamente a quienes pueden tener o no tener armas de fuego registradas. Este es solo un primer paso, ya que planean hacer algo similar con las pruebas de idoneidad de tiro, también requeridas.

 Cabe destacar que la empresa Dienst, muy cuestionada y sospechada de lavado y negocios turbios, es en parte propiedad de Moyano y salió muy favorecida (se estima en 56 millones de dólares anuales) con este contrato.

 Lo destacable aquí es que se vulnera el derecho de profesionales médicos y psicólogos a trabajar como vienen haciendo con esos exámenes, para favorecer a un grupo monopólico.
Esta es la política del Nuevo Orden Mundial en plena implementación en nuestro país, la que permite los negociados a quienes las aplican, como paga por ejecutarla.

 La directora del organismo mencionado presupone que todos los certificados psicofísicos son truchos, como dijo en la entrevista que el periodista Canaletti le realizó luego de la detención de ese individuo (tenedor de varias armas de fuego) que corría picadas a más de 200Km/h en avenidas de la ciudad,

✒ Hernan Rodriguez | La Botella al Mar | Miércoles 10 de mayo de 2017.
http://www.labotellaalmar.com/ 


Fuente: Red Patriótica Argentina | Lunes 15 de mayo de 2017.
http://redpatrioticargentina.blogspot.com.ar/2017/05/desarme.html

9.4.17

Dos reediciones oportunas

 

 En 1982, Andrew Graham-Yooll vino a Buenos Aires como enviado del diario londinense “The Guardian” y durante tres meses cubrió para los lectores ingleses el conflicto entre Argentina y Gran Bretaña en el Atlántico Sur. A 35 años del conflicto, Editorial Marea presenta una nueva edición de una recopilación de esos informes (“Buenos Aires, otoño 1982”), junto con “El inglés. Rosas visto por los británicos”: el retrato de un déspota, pero tal vez el único hombre que podía gobernar la Argentina en ese momento.

 Estos dos libros muestran puntos comunes y enlaces en el paradigma de la nacionalidad del autor: ni argentino ni británico, cuestión que remite a que ningún argentino puede renunciar a su nacionalidad pues la legislación no contempla semejante ejercicio de la libertad. Obligado a cargar con tal condena, sepa el lector preservarse del fervor triunfalista, también de todo fanatismo. Es que el efecto general de la lectura da por resultado una aproximación a la infamia en la formación de una fuerza bélica “nacional” así como a la coronación de la misma, un siglo y medio más tarde, en el fracaso de su consumación con una derrota inobjetable. Vale decir, nadie esquiva el destino que supo construir.

 Graham-Yooll utiliza documentos históricos, entrevistas de primera mano, semblanzas y recuerdos, resultados de su investigación y de la causalidad de la misma. De las cartas, documentos de época, artículos periodísticos e informes al Foreing Office británico, de Juan Manuel de Rosas se infiere que acaudillaba numerosa tropa mixta, integrada con nativos cooptados por el comercio (menos miserable que el hambre de la pampa) así como con gauchos de dudosa avería. Su dominio demostraba ser fruto más de la necesidad que de la función de un estado, originada aquélla en los intereses por la diversidad de usos del estuario del Río de la Plata: contrabando; refugio de indecentes políticos, delincuentes, desertores, mercenarios y oportunistas; piratería; comercio de toda estirpe y, finalmente, laboratorio de todo ello en ebullición. Asoma aquí, con cierto dejo de picardía involuntaria, la imagen de Garibaldi, recurrente en su participación durante el bloqueo anglo-francés del puerto de Buenos Aires. Los cronistas ingleses dibujan de él una efigie libertadora al servicio de los unitarios, cuasifundador de la marina uruguaya, como si un héroe mítico entrenara sus músculos aventureros para no perder la costumbre. Lejos de ello, triunfante Urquiza, obtendría de éste la patente de corso para seguir recaudando en beneficio de ambos. 

 De la documentación queda explícito el reclamo inglés por la vida de Dorrego, cuestión formal como para no entonar junto al coro sangriento de tanto salvajismo. También que la invasión de Malvinas ya era un reclamo rosista, pero más como elemento de presión formal que vindicación territorial concreta: nada indica que esas islas fueran viables para economía alguna. Es graciosa la demonización de Oribe, de Rosas, incluso la reformulación de Urquiza como nuevo hombre, cuando todos, y cada uno, tenían por ley degollar antes que hablar. El otro subrayado es que lo argentino no aparece aún, cuestión que reafirma la historia: será el genocidio paraguayo el punto de partida de la gran venganza interna y así colocar los cimientos de la gloria ilusa basada en una larga lista de traiciones.

 Y traicionados sí, fueron los soldados rasos argentinos destinados a las húmedas trincheras congeladas a la espera de un enemigo profesional y armado con la última tecnología de combate. Los reportajes en Buenos Aires, otoño 1982, como a dos ex soldados argentino-británicos confirman eso y mucho más. También que el ex gobernador de las islas ocupadas, Menéndez, pretendía igualar la represión interna indiscriminada con una verdadera guerra, luciendo impávido al emitir tan vil canallada. Los reportes de Graham-Yooll representan algo así como la contracara de la propaganda oficial durante la puesta en acto del Teatro de Operaciones Malvinas, dosificados con un somero análisis del contexto social, pero carecen de cierto anclaje en la verdadera resistencia contra la dictadura. Porque la sensación que transmiten estas crónicas es de cierta complacencia pública, general y total, sobre el tema de ir a la guerra. Y no fue así, ni mucho menos. El nacionalismo bélico no impregnó más allá de cierto fanatismo futbolero de cabotaje, que puede situarse en el consenso nacionalista con el que se recibió a la Junta de 1976. Por lo demás, la guerra era vista como un juego de pinzas de los genocidas, un último gesto de soberbia armada, pero con armas inútiles.

 El cronista, confinado con sus pares internacionales en Buenos Aires, no podía más que evaluar los trascendidos que se filtraban desde otros lugares o del mismo frente interno. El aparato de propaganda seguía los lineamientos del terror vigente, y el que no saltaba era inglés, o algo peor, digno de una desaparición forzada seguida de tortura y muerte. En sí, la tercera lectura que sobrevuela semejante frontera con el pasado no es benévola, y parafrasea a C.E. Feiling (otro argentino-británico notable), cuando interrogaba: ¿por qué vivimos el ocaso si nunca tuvimos esplendor? A lo que sigue: ¿cuánto daño histórico produjo el enjuto Ernesto Sabato (borgeanamente Sótano) al disfrazarse de Sartre con un traje improvisado? Hoy podemos pensar que la ironía habitaba el inconsciente improductivo argentino bajo la forma folklórica de Sólo le pido a Dios, guiño hacia este siglo plagado de 
mal gusto.

✒ Omar Genovese | Perfil | Domingo 9 de abril de 2017.
http://www.perfil.com/cultura/dos-reediciones-oportunas.phtml 

Buenos Aires, Otoño 1982 de Andrew Graham-Yooll
http://www.editorialmarea.com.ar/buenosaires.html

1.2.17

El Reino Unido y Chile firman acuerdo antártico excluyendo a la Argentina



 Así lo denunció un informe de "El Disenso", en el cual Mariana Escalada y Agustín Ronconi expresaron que mientras Chile y el Reino Unido firmaban el acuerdo de cooperación con exclusión de Argentina "... Malcorra hace una excursión a Base Carlini sin darle importancia al hecho de que ambos países reclaman específicamente el sector antártico argentino, y que su silencio frente al acuerdo significa un abandono de nuestra soberanía". Por tanto, este hecho "... debe ser interpretado como un acto contrario a nuestros intereses nacionales...".


 Mientras los medios masivos de comunicación nos entretienen con cuántos desaparecidos hubo en los setenta o sobre el tetazo y el "derecho" a andar en bolas en la playa, Chile y Gran Bretaña excluyen a la Argentina del acuerdo antártico hasta 2022.
 Desde ANC (Acción Nacional Católica) recomendamos leer dicho informe (VER), el cual concluye alertando: "... Malcorra se fue de excursión a la base Carlini, desde donde pidió que el continente blanco no se militarice. Si, que no se militarice. Esa fue la tibia súplica de la mujer que en su cómplice inacción cede nuestra soberanía ante cada pretensión del gobierno británico. Considerando la drástica reducción de personal científico en la campaña de este año, la promesa de desmilitarizar parece ser el anuncio de que en adelante también se reducirá el número de militares qué, enfrentando día tras día las inclemencias del inhóspito continente, construyen nuestra soberanía. Las perspectivas territoriales argentinas no volverán a ser las mismas después de esta administración neo colonial que garantiza localmente la supremacía antártica del poderoso Reino Unido ...". 

✒ Acción Nacional Católica | martes 1 de febrero de 2017.

✒ Mariana Escalada & Agustin Ronconi | El Disenso | Lunes 31 de enero de 2017.
http://www.eldisenso.com/politica/chile-e-inglaterra-excluyen-argentina-del-acuerdo-antartico-hasta-2022-mientras-malcorra-se-saca-fotos-en-el-hielo 

31.1.17

Negacionismo


 De entrada vamos a aclarar algo, no somos negacionistas sino afirmacionistas. Afirmamos de la forma mas tajante que la cifra logotipo de 30.000 desaparecidos -producidos durante la represión de la agresión castrista desatada sobre Argentina durante las décadas del 60 y 70 ejecutada por terroristas argentinos y monitoreada por la Inteligencia de Cuba- es  una patraña absoluta y total. Si, no existió jamas esa disparatada cifra.


 Es patrimonio de la más sana doctrina jurídica que quien alega debe probar. La prueba simbólica más palpable de la mentira que representa el Holocausto Argentino, es el mismísimo cenotafio que lo recuerda, con ocho mil dudosos nombres y veintidos mil lugares en blanco. Una mentira más de este Sistema de mentiras. La comprobación oficial irrefutable parte del mismo informe oficial salido de las entrañas del sistema. Punto.

 También afirmamos que es falso de toda falsedad que hubo un plan sistemático para producir un genocidio y robar niños. Eso sería dar crédito a las afirmaciones disparatadas que quieren hacer creer que la guerrilla no existió, que no hubo una agresión previa a la represión del castrocomunismo alzado en armas y que todo comenzo una mañana de narzo de 1976 cuando un grupo de militares locos tuvo la idea de matar a lo mejor de toda una generación que luchaba por un mundo más justo  para los pobres. Sería dar crédito a la propaganda anti histórica y descerebrante que viene produciendo este régimen corrupto. Idiotez absoluta que repite en cadena la canalla periodística y con la cual este sistema se valida y blanquea permanentemente hasta sus actos más viles y descarados.

 Aunque para nosotros ya está absolutamente terminado, tocamos nuevamente ese tema desde una perspectiva histórica y política, por la histeria que despertó en el Régimen y sus personeros más conspicuos, sus sacerdotes, acólitos y alcahuetes, las declaraciones del funcionario macrista (Juan José) Gómez Centurión, que se agregan a las de otro ex funcionario, el controvertido (Darío) Loperfido que también contravino el dogma de fe garante de la mentira democrática. Sienten  miedo los beneficiarios  de que se conmueva el imaginario colectivo, que los lugares comunes comiencen a ralear más y más y se comience a vislumbrar la verdad.

 No por otra cosa desde el nido sionista de la Secretaría de Derechos Humanos salieron al cruce de las declaraciones de Gomez Centurión diciendo que la cifra de 30.000 desaparecidos era emblemática. A confesión de parte relevo de pruebas.

 Tocamos este tema nuevamente por que nos debemos a la verdad racional y todo lo que desmienta los mitos basales de este estado de cosas inenarrable que lleva más de tres décadas sodomizando a la Argentina, es una grieta que se agrega y un pequeño paso más para su derrumbe definitivo. El derrumbe de este mito es el derrumbe final del Sistema al que escuda  y proteje y un principio para la liberación de nuestra Patria.

 Solo nos mueve eso, no defender golpes de Estado liberales que eran a una institución del Sistema destinada a pasarle el plumero, que según sus autores se hacían por la Patria y que colocaban en los resortes de decisión a funcionarios extrajeros como los que hoy tiene Macri que acababan creando el mismo caos que decían querer evitar y vendían la Nación al Imperialismo.

 No nos mueve la defensa de nadie. Loperfido es un empleado del progresismo cultural de la peor especie, miembro del ruinoso gobierno de de la Rua que enterró la colonial economía menemista y fundió a tantísimos argentinos y a la Argentina misma. Termino diciendo que lo habian sacado de contexto.



 Tampoco la defensa de Gómez Centurión, un militar liberal que actuó destacadamente en la Guerra de Malvinas, un incongruente que dice reivindicar esa gesta  y trabaja para un gobierno desmalvinizador y sumiso a los dictados de nuestros enemigos históricos: EEUU y Gran Bretaña. Para peor pidió disculpas.

 Tampoco nos importa un bledo lo que ha dicho o dejado de decir sobre el tema en cuestión, la justicia más prevaricadora y venal que hayamos sufrido en toda la historia, aliada y defensora de delincuentes y politicos corrompidos. En última instancia declara la "verdad del expediente" no una sentencia ex cathedra como parecen afirmar los ignaros miembros del progre-periodismo.

 Solo nos mueve encender un pequeño fósforo para colaborar en que el "emblema", el mito, caiga definitivamente en llamas.

Referencias de Interes : 
http://largentinaposible.blogspot.com.ar/2008/06/el-holocausto-argentino.html 

✒ Guillermo Rojas | Red Patriótica Argentina  | Martes 31 de enero de 2017.
http://redpatrioticargentina.blogspot.com.ar/2017/01/negacionismo.html 

Mapuches ... Made in Great Britain



Mapuches: ¿La maniobra Británica para dividir la Patagonia?

 "Hay grupos financiados desde Londres que les dicen a los Mapuches de la Patagonia lo que tienen que hacer".

 Programa "La hora de los Pueblos" de Annur TV, donde el analista internacional Gabriel Fernández y el periodista Sebastián Salgado hablan acerca de lo que muchos medios callan.


Quién es el activista del RAM Jones Huala, el hombre que no juega con fuego

 Rawson, 12 de enero de 2017 (Rawson Informa).- No es de Chubut sino de Neuquén. Interpol lo busca intensamente por incendios en Chile. Lideró los incendios de un refugio y una estancia. Y dejó atados a los peones para que no lo denuncien. También roció con nafta a un carabinero. Encabezó lo que denominó “operativo tormenta de fuego”.

- Tirales combustible hasta dos metros de distancia. Que no les llegue el fuego pero que se asusten tanto que no se atrevan a denunciarnos.

 Fue la orden de Facundo Francisco Jones Huala a uno de sus compinches el día que quemaron el refugio denominado Neumeyer, en el Parque Nacional Nahuel Huapi de la ciudad de Bariloche. Los dos hombres a los que querían asustar eran empleados del lugar y los dejaron atados a unos árboles. También quemaron maquinaria vial. Fue en noviembre de 2014 cuando Jones Huala ya era conocido por haber sido uno de los fundadores de la denominada Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), nombre “social” de la organización aunque en verdad la idea de Huala era cambiar “Ancestral” por “Armada”.

 Jones Huala le daba continuidad a una carrera de hechos sobre todo incendiarios tanto en la Patagonia argentina como en la chilena. Por eso ahora lo busca Interpol: se fugó de una casa donde cumplía arresto domiciliario nocturno tras ser condenado por haber incendiado una estancia del paraje Río Bueno, en la ciudad de Valdivia.

 Huala nació en Bariloche el 9 de mayo de 1986 por lo que está próximo a cumplir 31. Es hijo de un campesino descendiente de británicos y de una mapuche, sobrina de un lonco que en su momento, supo encabezar reclamos por la posesión de la tierra en la provincia de Neuquén.

 Casi no fue al colegio. Apenas finalizó cuarto grado y ya de grande. Se conformó con saber lo básico para poder leer y escribir y apenas pasado los 20 años comenzó a militar en organizaciones defensoras de los derechos de los pueblos originarios, pero con una diferencia a los reclamos habituales: era un amante de las armas y sobre todo, de los incendios.

 Por eso, la policía de Chubut que recibió el pedido de captura internacional por parte de Interpol y de las autoridades chilenas, lo vincula con algunos hechos ocurridos en los últimos tiempos en la provincia de Chubut. Como el incendio de un camión en la ruta 40 en su cruce con la entrada a la localidad de El Maitén en diciembre de 2014 y en un hecho similar ocurrido en la localidad de Gualjaina.

 Si bien no hay pruebas sobre su responsabilidad, fuentes de la policía consultadas no descartan para nada su participación en algunos de los incendios que, en 2015 y desde febrero castigaron a localidades cordilleranas de Chubut y también de Chile. El autodenominado RAM habría puesto en práctica el denominado operativo “Tormenta de fuego” que tuvo su inicio el 25 de diciembre de 2014 y que habría culminado el 24 de marzo de 2015 en tierras chubutenses.

 “Nosotros no tenemos pruebas de esto. Sí sabemos que Jones Huala está en la provincia. Tal vez, participando de los denominados “camarucos” que por estos tiempos practica la comunidad mapuche-tehuelche”, dijo una alta fuente policial. Además se le reconoce una gran capacidad para “perderse” entre las comunidades de los pueblos originarios.

 Bajo la conducción de Huala, el RAM realizó ataques al consulado chileno en Bariloche y también a la Catedral de la ciudad. Fue en el año 2013. También y a través de comunicados clandestinos se hizo responsable de un incendio forestal en hectáreas pertenecientes a la Compañía de Tierra del Sud Argentino perteneciente a los hermanos Carlo y Luciano Benetton. En aquel documento, el RAM le declaraba la guerra a los Estados argentino y chileno y aseguraba que estaba dispuesto a “resistir a sangre y fuego a las petroleras y mineras en el sur”.

 Aunque el RAM intentó despegarse de los hechos en Gualjaina (en el que también atacaron un cajero automático y realizaron pintadas) cuando allanaron la vivienda de un sujeto detenido se encontró documentación personal de Jones Huala, elementos que se sospechan fueron usados para los ataques e incluso libros que aluden al grupo terrorista vasco ETA y documentación de otros dos sujetos también buscados por las autoridades chilenas. También estaría ligado a las FARC colombiana.

 Hay antecedentes de quema de campos y viviendas en Neuquén y Río Negro. En todos los casos, el comando que lidera el argentino Facundo Francisco Jones Huala actúa con pasamontañas o pintura negra que le cubre las caras y uniformes de guerra del tipo militar.

 No son personas que andan con vueltas. Y mucho menos cuando actúan. Lo curioso es que en ninguna oportunidad (salvo el intento de romper un cajero en Gualjaina) se los vinculó con algún asalto. Al parecer, su plan consiste en incendiar campos y casas en venganza por los despojos que continuamente son denunciados por las comunidades integrantes de los pueblos originarios.

 Los datos fidedignos dan cuenta que durante su infancia en Bariloche, Jones Huala era un chico de pocas palabras y muy cercano a su padre. Trabajaba haciendo changas en las granjas de fruta fina y cuando podía concurría al colegio. Hasta que un día se decidió a iniciar una lucha de otra naturaleza, a llevar una vida más agitada. En Chile es un hombre de temer. Sobre todo después que, tras haber incendiado un campo y ser rodeado junto a un grupo de cómplices, Jones Huala no dudó en hacer lo que más sabe para poder escapar: roció con combustible y le prendió fuego a un carabinero.



Para profundizar sobre el tema ver:

 
-  "El Estado Mapuche: la maniobra británica para dividir la Patagonia", pubicado en el Blog "El Malvinense".

- "Los Mapuches no son un pueblo-originario", publicado en el Blog "Unidos x Perón".

- "Terrorismo Indigenista", programa emitido por canal TLV1 .

- "La mentira Mapuche y la verdad Tehuelche", publicado en el Blog "Mendoza Transparente".

✒ Acción Nacional Católica | martes, 31 de enero de 2017

23.1.17

La islamización de Europa




 Unos pocos nos hacemos cargo de la islamización imparable que va sufriendo Europa, donde el islam empieza a imponerse de forma oficial con la impagable ayuda de políticos traidores y colaboracionistas.

 A la luz de los datos contenidos en la tabla tendríamos que preguntarnos: ¿cuánto tiempo tardarán nuestros países europeos en convertirse en estados mayoritariamente islámicos? En el gráfico no se incluyen inmigrantes ilegales ni refugiados, cuya suma superarían ampliamente los cinco millones de personas en el conjunto europeo.

 Es sólo cuestión de tiempo que el problema nos explote como una bomba de relojería activada en las complacientes manos de políticos tradicionales y toda la amplia gama de progres y buenistas al servicio de las élites mundialistas para el reemplazo demográfico de la población nativa europea.

✒ Alerta Digital | Lunes 23 de enero de 2017.

18.1.17

El mito de la preexistencia, respuesta al comunicado de los antropólogos del CONICET



Un comunicado firmado por la Sección de Etnología del Instituto de Ciencias Antropológicas de la Universidad de Buenos Aires, fechado el 15 de enero del corriente a raíz de los episodios de Chubut, pretende “esclarecer” al público sobre la "preexistencia de la nación mapuche" con respecto a la nación argentina en nuestro territorio.




 En otras publicaciones hemos hablado acerca de lo tardío de la presencia araucana propiamente dicha en el territorio argentino (siglo XIX), pero en esta, ya que la noción que está en discusión es la de preexistencia de un supuesto pueblo sobre otro, queremos hacer algunas observaciones con respecto a los gentilicios que designan a ambos grupos humanos.


 No hay ninguna constancia escrita de la palabra "mapuche” en las crónicas españolas, ni en tiempos coloniales o de la independencia de Argentina y Chile. La mención más antigua que hemos hallado es la del filólogo alemán Rodolfo Lenz en sus Estudios Araucanos de 1895-97. En dicha obra utiliza un gran número de veces el término "araucano", y muy pocas la palabra "mapuche".

 El etnólogo argentino Rodolfo Casamiquela y el historiador chileno Fernando Villalobos, citando en ambos casos la gramática elaborada por el padre Luis de Valdivia de 1606, coinciden en que el nombre que los araucanos se daban a sí mismos era el de "Reche": "CHE, gente, hombres, los indios de Chile se llaman a sí mismos RECHE, que ellos solos son los que simpliciter (sic) son CHE, lo demás con addito (sic), como HUYNCA CHE, los españoles, CURÚCHE los negros, etc. "RE, antepuesto al nombre significa SOLAMENTE, sin mezcla de otro". (El subrayado es de De Valdivia).

 El citado Fernando Villalobos sostiene que el nombre MAPUCHE ("gente de la tierra"), fue adoptado por los araucanos como una forma de resistencia en su reclamo por la tierra, a fines del siglo XIX. Lo cierto es que ese gentilicio fue útil también para agrupar bajo un mismo nombre no sólo a los araucanos propiamente dichos, sino también a otros grupos humanos de diferente etnia, lengua original, religión, modo de vida, etc, etc., que había a ambos lados de la cordillera. Y esto tiene un porqué.

 A principios del siglo XX hubo sectores con finalidades geopolíticas interesados en promover el término "mapuche". Se puede destacar el papel jugado en tal sentido por Agustín Edwards Mac Clure, empresario periodístico, político, diplomático de gran relieve y uno de los fundadores de la Sociedad Chilena de la Geografía y de la Historia, como así también al antropólogo inglés Ricardo Latcham.

 El término "mapuche" fue difundido primero en Chile y mucho más tarde, en 1961, el Primer Congreso del Área Araucana Argentina, logró imponer ese término también para la Argentina.

 De manera que “mapuche” y “araucano” no significan exactamente lo mismo. “Reche” y “araucano” sí podrían ser sinónimos, porque hacen referencia a la misma etnia encontrada por los españoles que llegaron a Chile en el siglo XVI. En cambio la palabra “mapuche” busca abarcar a otras etnias que sí tenían antigüedad en el territorio nacional. Lo que los investigadores del CONICET hacen al hablar de la “preexistencia del pueblo nación mapuche” es un ideológico juego de palabras.

 Llegados a este punto cabe preguntarse qué dicen las fuentes escritas acerca del nombre de nuestra nación “genocida y opresora”.

 Como sabemos, la primera referencia escrita a la palabra "Argentina" la encontramos en el poema "La Argentina", de Martín del Barco Centenera (1602). Diez años después encontramos una primera historia argentina escrita por Ruy Díaz de Guzmán (1612). Es un gentilicio avalado por la escritura, y por ende por la historia, y por ende por un pueblo. Porque no hay pueblo sin historia, y no hay historia sin escritura. Si quitamos la historia y la escritura, lo que tenemos son mitos. El fogón ancestral sustituye a los libros, y los dragones sustituyen a los caudillos.

 Me quedo con Hernandarias y Rosas, que pertenecen a la historia, y no con la serpiente Cai Cai Vilú, que pertenece a la mitología.

✒ Alerta Patagonia  |  18 de enero de 2017.
https://www.facebook.com/Alerta-Patagonia-1568761336731928/